LES DANSES 2017

Clase

Vino rosado espumoso método ancestral / vi de paratge / Les filles d´Amàlia

Variedad
100% mandó
Viñedo

Fincas Bosquet y Pitxó. Moixent, Terres dels Alforins D.O.P. Valencia / 600 metros sobre el nivel del mar / suelos calizos y arcillosos / viñas de 20-40 años / cultivo ecológico certificado

Elaboración

Vendimia manual en cajas de 15 kg, 100% despalillado, encubado en prensa, sangrado directo, levaduras autóctonas, finaliza la fermentación alcohólica en botella de espumoso, crianza en rima de más de 40 meses / 2.000 botellas de 750 ml

Analítica

Grado alcohólico 12% / pH 3.09 / acidez total (expresada en tartárico) 6,14 g/l / azúcar residual < 4 g/l / SO2 total 33 mg/l

Añada

Con las lluvias de diciembre de 2016 (250 l/m2) acabó un largo ciclo de sequía. Durante los primeros meses de 2017 continuaron las lluvias. El día 20 de enero, una gran nevada que dejó un precioso manto de medio metro de nieve sobre las viñas y marzo también fue lluvioso (de vendimia a vendimia recogimos más de 800 litros por metro cuadrado). Las lluvias y temperaturas algo más altas de lo habitual, el ciclo se adelantó, mucho vigor y muchas hojas para madurar no muchos racimos. Buen sombreamiento. Verano cálido y seco.
Rendimientos muy bajos, pocos kilos por hectárea, pero muy sanos y de muy buena calidad. Tamaño de baya más grande que en 2016, dando como resultado vinos más fluidos y frescos de los sería habitual en una añada cálida.

Familia

La familia Les Filles d’Amàlia significa que seguimos cabalgando a lomos de la mandó en busca de un mediterráneo más y más fresco. Mi madre se llama Amalia y esta colección de vinos que serán dos, uno tranquilo (les prunes) y otro espumoso (les danses) va dedicada a ella. Les prunes y les danses deberían ser tan finos y delicados como las flores perfumadas que ella cuida en su jardín

Vino

Pues aquí está la flor que faltaba. La espuma de Les Filles d’Amàlia, LES DANSES 2017.

Se ha hecho esperar (ya lo creo) nuestro primer vino espumoso. Cuarenta meses desde que pusimos esta primera añada, apenas dos mil botellas, a reposar en la oscuridad de la nueva bodega fonda. Miles de burbujas danzando entre las lías (según el método ancestral, no hay más que una fermentación que debe terminar en la botella). De repente, un estallido rompe el silencio. Queremos abrir una ventana y ver el paisaje que va dibujando el vino. Gracias Pepe (Raventós i Blanc) por tus sabios consejos. Y otra vez, silencio y tiempo. El hormigueo de las burbujas ya es muy fino. Hay que ir poniendo las botellas en punta, preparar el degüelle y todo lo necesario para vestir cada botella con su preciosa etiqueta (genial como siempre Dani Nebot), su tapón de presión y su grapa negra. Tiempo para soñar, para enamorarse de un perfume, para dejarse cautivar por el hechizo de una danza: La danza de la Esperanza.

Utilizamos cookies en esta web para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.